LEOcuentos.es
13. Pinocho. LEOcuentos.es (José David Pérez)

13. Pinocho

13. Pinocho

13. Pinocho
LEOcuentos

 
 
00:00 / 8:00
 
1X
 

Érase una vez un humilde carpintero llamado Geppetto que vivía muy solo y sin hijos. Esta soledad le apenaba tanto que Geppetto planeó construirse un muñeco de madera, al cual daría forma con mucho cariño, como lo hacía con cada trozo de madera que debía trabajar.

–Lo llamaré Pinocho –se dijo el carpintero a sí mismo, sonriente, muy contento con su proyecto.

Y así fue como poco a poco, Geppetto le fue dando forma a la madera. Primero las piernas, después los brazos… Hasta estar completamente terminado.

El muñeco se veía precioso; casi parecía un niño con aquellos ojos pintados tan brillantes. 

Sin embargo, el pobre Geppetto pronto se dio cuenta de que con aquel muñeco no iba a aliviar su soledad.

–Ojalá tuviera vida… –se dijo con los ojos llenos de lágrimas.

Al caer la noche, mientras Geppetto descansaba de su jornada, el Hada de los deseos se apareció en la casa del carpintero frente al muñeco. El hada, que había escuchado las súplicas del carpintero, decidió concederle su deseo en recompensa a su esfuerzo y bondad. Y con un toque de magia… de pronto, Pinocho fue moviendo cada una de las partes de su pequeño cuerpo. Sin embargo, permanecía de madera. 

¡Geppetto no podía creer lo que vio al amanecer!

–¡Hola, papá! –exclamó Pinocho.

–Pero… ¿eres tú, Pinocho, y no estoy soñando? –contestó Geppetto algo aturdido de la alegría.

A partir de entonces, Geppetto se convirtió en el hombre más feliz de la tierra. Tenía un hijo al fin y ya no estaba solo. Y poco a poco fue enseñándole cada una de las cosas que Pinocho necesitaba para sobrevivir. 

Le enseñó a hablar y a caminar correctamente, y hasta empeñó parte de sus pertenencias para poder comprarle libros con los que ir a la escuela. 

¡Qué contento y agradecido estaba Pinocho! Pero a pesar de todo, el pequeño seguía sin ser un niño de carne y hueso como los demás, y para serlo, el hada le hizo ser un niño muy bueno, y le regaló un pequeño grillito llamado Pepito Grillo, para acompañarle en su camino.

Mientras se dirigía a la escuela, Pinocho se imaginaba aprendiendo miles de cosas y haciéndose muy, muy listo, para poder ganar dinero cuando se hiciera mayor y así poder comprarle a su padre todas las cosas que había vendido para pagar sus libros.  

Pero en el camino, Pinocho se encontró con un lobo malvado que a cambio de algunas monedas y mucha diversión, consiguió conducir a Pinocho hasta el teatro de títeres de la ciudad, desoyendo a Pepito Grillo que le advertía una y otra vez de su error.

–¡Vengan, señores, al teatro de títeres! –vociferaban desde la plaza del pueblo.

Pronto Pinocho se unió a la fiesta y se puso a bailar frente aquel teatro lleno de marionetas, como uno más. 

Aquel niño de madera era tan inocente aún, que no sabía distinguir el bien del mal, acostumbrado como estaba a las bondades de su padre. Y Pinocho fue engañado de este modo por el titiritero más famoso de la ciudad. 

Aquel hombre, egoísta y muy cruel, había observado pacientemente al extraño hijo del carpintero, y pensó que podría hacerse rico llevando a su teatro al primer muñeco de madera con vida. 

Rápidamente encerró al pobre Pinocho  bajo llave en una jaula de hierro y el pobre Pinocho lloró y lloró junto a Pepito Grillo arrepentido de su acción.

Aquel llanto conmovió al Hada de los deseos, que se presentó junto a la jaula de hierro preguntando a Pinocho cómo había llegado hasta allí:

–¡Me atraparon unos malvados de camino de la escuela y me encerraron en esta jaula! –exclamó Pinocho.

Y el Hada de los deseos, sabedora de la realidad, hizo crecer la nariz de Pinocho en castigo por no decir la verdad.

Sin embargo, decidió darle otra oportunidad y deshizo con su magia todos los barrotes de la jaula de hierro que le encerraban. 

Una vez libre, Pinocho volvió a olvidar los consejos del hada y de su amigo Pepito Grillo, y de nuevo, se dejó tentar por unos niños que hablaban, a su paso, de la llamada Isla de los juguetes. 

Una vez allí, Pinocho disfrutó de lo lindo con montones de juegos durante largas horas, hasta que de pronto, las orejas de Pinocho comenzaron a crecer y crecer hasta convertirse en unas grandes orejas de burro, destino de todos los niños que abandonaban la escuela solo por diversión. 

¡Qué avergonzado se sentía Pinocho por todo! Y lloraba y lloraba frente a Pepito Grillo pidiéndole perdón, y suplicando al Hada de los deseos, que su padre no se hubiera olvidado de él.

Lejos de eso, Geppetto buscaba a su hijo perdido por tierra y mar, y casi frente a la misma Isla de los juguetes, el carpintero fue tragado por una ballena gigante, que tras engullirle, se adentró de nuevo en el mar. Pinocho, avisado por Pepito Grillo del suceso, no dudó en echarse al mar para intentar liberar a su padre de las zarpas de la ballena. Nadando como pudo con sus pequeños bracitos de madera, Pinocho se situó sobre la boca de la ballena y también fue engullido por ella.

Y dentro de la boca de la ballena, padre e hijo se sintieron inmensamente contentos. No tenían miedo. Al fin Geppetto había encontrado a su pequeño y juntos se contaron todas sus historias. Pepito Grillo, mientras tanto, urdía un plan para poder escapar de aquel lugar, y encendiendo una fogata en la boca del animal, consiguió hacerle estornudar, y con ello, salir despedidos de nuevo hacia el mar.

Tras todo aquello, Pinocho nunca volvió a desobedecer a Geppetto ni a portarse mal, y el Hada de los deseos decidió premiar al pequeño por todo su esfuerzo, convirtiéndole al fin en un niño de carne y hueso, como los de verdad.


Y colorín colorado, este cuento se ha podcastizado.

¿Te ha gustado? Me encantaría leer tu comentario en la web leocuentos.es o bien en la app de podcast que estés usando, donde además tu valoración de 5 estrellas ayudaría a que más gente escuchara estas fantásticas historias.

Te leo un cuento nuevo en cada episodio. Escríbeme si te gustaría que leyera algún cuento en concreto. Y si quieres conocer más actividades con las que divertirte con tus hijos, no pierdas la oportunidad de echarle un vistazo a mi libro en tuhijofeliz.com.

Tu Hijo Feliz, el libro (José David Pérez - jose-david.com)

Escucha otros cuentos de este podcast: